TVE anima a encender la tele y «apagar la luz »

230060321_tve_apagalaluz_01_W

Ahorrar energía viendo la tele. Parecer contradictorio pero no lo es.

TVE estrena hoy una mini serie cómica para acostumbrar a las familias a ahorrar energía.

Cocinar con microondas en lugar de horno, no poner la calefacción la máximo en invierno, cambiar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo, utilizar programas cortos en lavavajillas y lavadoras, compartir los medios de locomoción particulares.

A partir de hoy, Televisión Española ejercerá más que nunca de servicio público y comenzara una campaña para concienciar a la población de un uso eficiente de la energía. Para ello contará con la ayuda de Mariví Bilbao ( «Aquí no hay quien viva), Janfri Topera ( «La verdad de Laura »), Aurora Sánchez ( «Ana y los 7 ») y Verónica Mengod ( «Ala…Dina ») que encarnarán a una disparatada familia en la miniserie «Apaga la luz ».

e3b4834_Marivi_Bilbao

«Es un instrumento innovador y un medio de ir introduciendo conceptos básicos de ahorro. Las costumbres en el hogar son fundamentales, ya que las familias españolas son responsables del 30 por ciento del total de la energía que se consume en España – 15% corresponde al uso del coche y el otro 15% al de electrodomésticos- », explicó Enrique Jiménez Larrea, director general del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), entidad dependiente del Ministerio de Industria y encargada de patrocinar la iniciativa. <br> Mariví Bilbao, una de las protagonistas de este microespacio está más que concienciada con la causa y anima a todas las amas de casa, por ejemplo, a «usar el microondas, porque es mucho más rápido y limpio. Menos freír, se puede hacer de todo ».

La actriz, además, incide en el carácter didáctico del espacio y no pierde oportunidad para criticar al Gobierno por la polémica Ley Antitabaco: «Entra suave, es sencillísimo acostumbrarse a ahorrar energía con esta serie, debería hasta estar en los colegios. No es como ha hecho el Gobierno con el tabaco, que nos ha dejado a todos sin fumar de sopetón ».

Digna del prime time

Janfri Topera, que da vida a un «desastre energético » por su manera de derrochar energía, cree incluso que «puede sentar precedente » de cara otras campañas gubernamentales. Topera, además, incidió en la calidad del espacio ya que «se han utilizado los mismos medios que para una serie de – prime time- ».

En este sentido, José Ramón Vázquez, director de Programas de Ficción de TVE, no descartó que se emitan más pases de la miniserie, aunque en principio tan sólo irá los martes, miércoles y jueves a las 14:25 horas hasta el 17 de mayo. <br> La serie arranca cuando uno de los personajes, Paco (Janfri Topera), regresa a casa de su madre después de que novia le deje plantado en el altar a través de un SMS al móvil del cura. A partir de ese momento, su madre (Mariví Bilbao) y su prima (Verónica Mengod) intentarán que se case con Sole (Aurora Sánchez), la vecina. Para ello, Paco deberá corregir sus deficiencias, entre las que se encuentra su manía de malgastar energía.

Precisamente a ese personaje, que representa a miles de ciudadanos, alude el estribillo de la cabecera: «Si eres algo descuidado y vas dejando por tu casa los cuartos iluminados, apaga la luz…. ». Y es que como dice el personaje de Mariví Bilbao, «quien no ahorra no gana ».

Los nuevos consumidores

Unhealthy_snacks_in_cart

Se ha publicado recientemente la novena edición de «El Observador Cetelem », una especie de doxómetro sobre las tendencias en el consumo a corto plazo.

El alma de la obra es Salvador Maldonado. Se impone un homenaje nacional a ese andaluz observador, perito en curiosidades. La ocasión me da pie para echar mi cuarto a espadas sobre el peso que pueden tener los elementos no económicos en el consumo.

Después de todo, compramos lo que compramos no sólo porque disponemos de dinero, sino porque formamos parte de un ambiente, una cultura. A su vez, esa corriente cultural va cambiando, lo que lleva a que se transformen las pautas de consumo. Asombra lo decididos que son los españoles para incorporar las novedades técnicas y lo remisos que son para utilizar internet como instrumento de compra.

Consumo online

 

Prácticamente sólo se recurre a internet para adquirir artículos de ocio. Por lo demás internet (ya es nombre común, habrá que apearle la mayúscula) es un medio de diversión, para informarse y relacionarse. A la hora de comprar, los españoles llevan dentro la vieja divisa de los romanos «cáveat emptor » (tenga cuidado el comprador). Es decir, no se fían y necesitan ver los dientes y las pezuñas de la caballería.

Por otra parte, lo de comprar es parte de una función más amplia, que es la de salir, muchas veces en compañía. De ahí el éxito de los centros comerciales, que cada vez más son también de ocio. Se nos dice que va a aumentar el teletrabajo, esto es, el trabajo realizado a distancia desde el domicilio a través del ordenador y artilugios conexos.

Es cierto, pero hay que ver los costes junto a las indudables ventajas. Habrá que acondicionar las casas y sobre todo habrá que ver el riesgo de que aumenten las tensiones familiares si los adultos permanecen en el hogar todo el tiempo.

No confían los españoles en que la edad de jubilación se vaya a retrasar más allá de los 65 años. Pero esa tendencia se impondrá, queramos o no. Es más, a la larga, desaparecerá la noción de que haya que jubilarse necesariamente a una edad. Algunos sociólogos, como Enrique Gil Calvo, avizoran esa realidad de manera inmediata. Espero verla, ya que no disfrutarla.

De momento, ya tenemos una pléyade de catedráticos eméritos de Universidad que están activísimos después de jubilarse. A esa fracción me apunto. La observación sistemática de las tendencias del consumo anticipa una reconciliación entre la comida y la farmacopea. No en el sentido de que nos alimentaremos de píldoras, sino que la comida cumplirá una función más expresa de prevenir enfermedades, ahora llamadas patologías. La cosa está en marcha con la importancia creciente de las dietas, de los alimentos estudiados para evitar el exceso de grasa, de colesterol y otras miserias.

El consumidor se detiene, curioso, a ver la composición química de los alimentos, incluso del agua. Ese dato figurará alguna vez en la carta de algunos restaurantes. Por un lado, el desarrollo de las tendencias en el consumo nos va a acercar a lo que se estila en los países más adelantados. Pero esa convergencia se va a lograr, se está logrando ya, en los asuntos periféricos, las modas, el comportamiento externo. En el fondo seguirán pesando ciertos hábitos tradicionales, los que impone el pozo cultural. Por ejemplo, aunque tampoco sea muy tradicional, seguirá influyendo la costumbre que tenemos los españoles de retrasar la hora de la comida del mediodía hasta bien entrada la tarde. Me interesa mucho el conjunto de datos del Observador referidos al consumo de electrodomésticos, pues determina muchos aspectos del vivir cotidiano.

electrolux-enl60710x-fridge-lrLos de la «gama blanca » (frigoríficos, lavadoras, batidoras, etcétera) están teniendo un crecimiento desconocido en España, al compás de la frenética instalación de viviendas nuevas. Más interesante aún es el gasto medio por familia en electrodomésticos de todo tipo según las Comunidades autónomas.

Es conocida la queja de los expertos respecto a la infraestimación de las cifras de ingresos (PIB) con los datos oficiales. Concretamente, esa estadística oficial infraestima el PIB de la Comunidad Valenciana y de la Región de Murcia, donde florecen no solo los cítricos sino el dinero negro. No puede ser que Alicante tenga una renta per cápita menos que la de Teruel o Soria. El gasto por familia en electrodomésticos en 2004 nos reconcilia con la realidad. El valor es máximo en la Comunidad Valenciana, seguida de Navarra, Murcia, Cataluña y Madrid.

Esa ya es otra cosa. Está claro que los cálculos oficiales del PIB no sirven de mucho. No sería yo si no hiciera una crítica al léxico del sector de electrodomésticos. La palabra es horrible. A ver si aprenden del sector asegurador que logró – hace mucho tiempo- que llamáramos a los seguros de muerte seguros de vida. Tampoco estoy de acuerdo con las etiquetas de «gama blanca » y «gama marrón ».

El color no es un buen criterio de clasificación. Sería mejor agrupar a los artilugios domésticos en inmuebles (van con la casa: cocina, alarma, lavadora, etcétera) e inmuebles. No estaría mal que se fuera superando el color blanco para los frigoríficos y el negro para los aparatos audiovisuales. Son adscripciones simbólicas que no tienen mucho sentido. Ya hace mucho tiempo que las sábanas, las toallas o la ropa interior abandonaron la exclusividad del blanco. Los nuevos consumidores son caprichosos. El color es gratis.

Cómo evitar problemas con las compras de última hora

SONY DSC

Comparar los precios, mirar bien las etiquetas, hacer un presupuesto o ejercer el derecho a reclamar cuando se sienta agraviado.

Estas son algunas de las recomendaciones que se recojen en la Guía del Consumidor en Navidad, que ha distribuido el Ayuntamiento de Madrid y que cuenta con la colaboración de las asociaciones de consumidores.

También explican la normativa que deben llevar los juguetes, alimentos o los artículos de broma, así como lo que debe exigir el consumidor a la hora de realizar compras a distancia o por internet. Los problemas más frecuentes en estas fechas tienen que ver con las aglomeraciones, el aumento de precio, las posibilidades de reclamación y la calidad de los productos. Madrid- Queda menos de una semana para Navidad.

Si usted es previsor tendrá comprados ya los ingredientes para los banquetes de celebración y los regalos para todos los familiares. Si, en cambio, forma parte de la gran mayoría que aún no ha podido realizar estas compras prepárese para una subida de precios y largas colas en los mercados. Pero no se estrese. Para evitar que las compras de última hora le jueguen una mala pasada, debe tener en cuenta una serie de recomendaciones que recoge la Guía del Consumidores en Navidad, elaborada por el Ayuntamiento de Madrid con la colaboración de las asociaciones de consumidores.

Un presupuesto es indispensable

Una de las primeras recomendaciones que debe tener en cuenta es hacer un presupuesto para todas sus compras y, sobre todo, evitar la compra compulsiva. Francisco Ferrer, abogado de la Asociación General de Consumidores (Asgeco), señala que la mayor parte de las reclamaciones que se producen en estas fechas tienen que ver con el sobreprecio. «Cada año comparamos los precios antes, durante y después de Navidad – cuenta Ferrer- y las diferencias son muy grandes ».

christmas_gift_stackAsgeco advierte que es legal subir los precios pero recomienda comparar entre varios establecimientos, ya que las diferencias en algunos productos, como los juguetes, son acusadas. En muchos comercios es una práctica habitual que se ofrezca la posibilidad de encargar los productos para el día de la fiesta.

Algunos establecimientos realizan reparto a domicilio en la fecha solicitada. A la hora de reservar, concrete el precio y exija el recibo para poder reclamar en cualquier caso. «Si se reserva un juguete recomendamos dar una señal y especificar la marca y el modelo », dice Antonio López, de la Confederación de Consumidores y Usuarios (Cecu). En el caso de las ofertas, el establecimiento debe informar si es «hasta fin de existencias ».

En caso contrario, la falta del producto reservado se puede reclamar. No acepte otro producto similar en calidad o precio a cambio. No olvide nunca mirar, atentamente, el etiquetado de los alimentos y demás bienes de consumo. Por ejemplo, con respecto a los juguetes, además de certificar la calidad y la procedencia, el etiquetado es muy importante a la hora de saber si ese producto es falso. «Hay que fijarse si tiene la marca -œCE- y las instrucciones están en castellano », explica María Rodríguez, presidenta de Cecu. Rodríguez sugiere que se utilice «el sentido común » a la hora de comprar. «Si tiene una rebaja del 90% es sopechoso », afirma.

Para los juguetes, la presidenta de Cecu indica que hay que fijarse si las aristas son redondeadas o cortantes. Hace una semana, la Comunidad de Madrid informaba que, en lo que va de año, se han incautado más de 25.000 juguetes falsos. Para controlar que se distribuyan falsificaciones, el Ayuntamiento realiza una campaña de control e inspección de venta de productos navideños. Desde el uno de diciembre hasta el cinco de enero, la inspección se centra en juguetes, adornos de navidad, pequeños electrodomésticos, productos pirotécnicos y de broma. Mercadilllos . Es muy importante concretar las posibilidades de cambio antes de comprar. Cada establecimiento tiene su política de cambios y devoluciones, por lo que el consumidor deberá conocerla previamente.

«Sólo tienen obligación de devolverlo si el producto viene deteriorado de fábrica », explica Antonio López, y recuerda que siempre hay que exigir el justificante de compra. El consumidor debe ejercer su derecho a reclamar siempre que se sienta agraviado.

En la Comunidad de Madrid todos los comercios deben disponer de hojas de reclamaciones. En los mercadillos autorizados también puede exigir estas hojas, ya que deben tenerlas. Además, el precio de venta tiene que mostrarse claramente e incluir el IVA. Los puestos de venta ambulante ofrecen también recibos de compra.

 

Energía y vida

Japanese_toilet_buttons

Nuestro futuro sólo se llenará con electrodomésticos.

Es lo único por lo que vamos a acabar luchando, si no lo estamos haciendo ya. La comodidad, el único mayordomo que muchos se podrán pagar, es la lucha de clases de esta era post-global.

Cuanto más cómodos, más esclavos

En Japón, la última revolución es que al entrar en el cuarto de baño, el váter te saluda y se somete: levanta la tapa por sí solo y te acoge calentito para que al sentarte no sientas el frío del desconsuelo.

Al acabar de soltar toda la rabia contra el mundo, la taza, con sólo pulsar un botón, te echa jabón y te enjuaga con un chorro de agua, por supuesto, templado y preciso. El invento no está en los laboratorios, sino que ya es algo tan habitual como el tatami, como la bañera que se detiene cuando ella misma juzga que ha alcanzado el nivel exigido por la sequía de turno y te mantiene el agua tan caliente como nuestros deseos sin que nunca llegue a congelarse.

No sin antes haberte avisado de que el señor ya tiene el baño preparado.

La lavadora, ni pita, ni enciende ninguna luz roja, cuando la colada ya está limpia y seca te lo anuncia con la misma mala leche que tu pareja usaría para que te tires el rollo con el tendedero cuando ya no recuerdas ni dónde estaba.

japtoilet2

 

En Japón habita el futuro, o eso parece. Los pisos son atrujillados – o sea, zen y de treinta metros cuadrados- y las huestes están educadas para el más alto don de la ciega obediencia. Ése ha sido el trato: servilismo a cambio de dinero, dinero a cambio de comodidad, comodidad a cambio de servilismo. No hay posibilidad de salirse del circulo, sólo con la marginalidad o el suicidio. Ahí es hacia donde vamos.

El bien más preciado es un futón en el que arrumbarnos sin desasosiego, bien cómodos y bien desconectados del prójimo. Por eso, el futuro, que no es más que el presente de las esquinas del capitalismo, también prevé que vamos a necesitar un poco de conversación y que la nueva Internacional Socialista será una cuestión particular, privada e individual: cada uno consigo mismo.

Quizá ésa sea la razón de que en Japón te hable el semáforo, el teléfono, el ascensor y todo cachivache con un poco de sentido y uso común, pero la gente se rehúye, no admite dar un paso más allá de su propio mundo y no quiere más intimidad que la de un culo con su váter: sólo cuando sea imperativo y necesario.

Por comodidad.